Tsunami de Indonesia

Tsunami de Indonesia:

El 26 de diciembre de 2004 se produce en el Sudeste asiático una de las mayores catástrofes de los últimos 100 años. Un fuerte maremoto, de 9 grados en la escala de Richter, se formó en el Océano Índico y sus consecuencias fueron la devastación de grandes zonas de la región y la muerte de más de 200.000 personas. Desde el primer momento, la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) coordinó la ayuda de emergencia y dos días después del desastre, la AECI solicitó el envío a la isla de Sumatra de los servicios de emergencias sanitarios de la Ciudad de Madrid.

El primer contingente de Samur-Protección Civil partió de Madrid el 31 de diciembre de 2004 y estuvo integrada por 20 voluntarios: cuatro médicos, cuatro enfermeros y doce técnicos sanitarios especializados en logística sanitaria de catástrofes. Con estos facultativos viajaba un completo material que incluía un puesto médico avanzado con 25 camillas y todo tipo de medicamentos, así como un vehículo todoterreno que hizo las veces de ambulancia al estar totalmente medicalizado y contar con un equipo de comunicaciones. Esta ambulancia adaptada trasladó alrededor del 40% de los pacientes que fueron atendidos en los hospitales de campaña del aeropuerto. El contingente incluía además diversos equipos de telefonía y radiocomunicaciones, así como generadores eléctricos y material informático. Completaron la misión 4 personas de Bomberos sin Fronteras, 10 de la Sociedad Española de Medicina de Catástrofes y 4 de Summa112.

Este equipo se estableció y realizó su trabajo en la zona uno de Banda Aceh, una ciudad gravemente afectada por el maremoto. Su responsable, Fernando Prados, jefe del Departamento de Protección Civil, fue nombrado coordinador de la misión sanitaria española por la AECI. El puesto de ayuda sanitario se ubicó en las cercanías del hospital provincial que no estaba operativo, mientras que los hospitales de campaña se desplegaron en el mismo aeropuerto, donde algunos días se llegaron a atender a más de 50 pacientes. Fracturas, heridas infectadas, situaciones de shock y otras enfermedades graves fueron las principales afecciones que requirieron tratamiento en el aeródromo.

Un segundo contingente de relevo se produjo el 9 de enero. Estaba integrado por 22 personas especialistas en áreas catalogadas de prioritarias por el primer equipo: cirugía, traumatología, pediatría y microbiología. Junto a ellos viajaron también 7 miembros de la Sociedad Española de Medicina de Catástrofes; 4 sanitarios del Summa y 10 más procedentes de Cataluña, además de 4 bomberos de Córdoba. Este efectivo se hizo responsable, en turnos de mañana, tarde y noche, del área de emergencias del hospital provincial, tras ser rehabilitado de forma parcial por un equipo de labor humanitaria de Australia. No obstante, continuaron también las labores en los dos puntos de la primera fase: actividad extrahospitalaria diaria y aeropuerto.

Una vez que todos los equipos españoles desplazados al sudeste asiático estuvieron de regreso en España, la Casa Real comunicó a la Secretaría de Estado de la Agencia de Cooperación Internacional (AECI) que SSMM los Reyes ofrecerían una recepción para agradecer personalmente el esfuerzo llevado a cabo por los todos voluntarios españoles que, con la coordinación de Agencia, habían participado en la misión de ayuda humanitaria de emergencias llevada a cabo en Sri Lanka y Banda Aceh (Indonesia), entre el 31 de diciembre y el 1 de febrero. En palabras de los asistentes a la recepción fue un acto muy disten­dido y familiar, en el que la Familia Real se interesó por la labor realizada por todos los equipos.

Más imágenes:

  

VOLVER
Fuente e imágenes: Ayto. de Madrid.
Anuncios