Intervención Psicológica

Intervención Psicológica:

Emergencia diaria: la Psicología de Emergencias es un área relativamente moderna que tiene como objetivo principal la intervención psicosocial tras situaciones de elevado impacto emocional, en el lugar del suceso y en los minutos u horas posteriores. A través de esta intervención, se realizan tareas de evaluación, psicoeducación, prevención y derivación a recursos específicos de la red asistencial pública. Samur-Protección Civil, a la vanguardia de los Servicios de Emergencia, en su Carta de Servicios a los ciudadanos, marca como uno de sus objetivos, en la atención a sus pacientes, el apoyo psicológico en el lugar de la actuación en situaciones de especial impacto emocional. Los objetivos principales de la intervención psicológica después de un suceso traumático son:

  • Minimizar el impacto psicológico a corto plazo.
  • Facilitar un adecuado enfrentamiento ante situaciones potencialmente generadoras de estrés por su alto contenido emocional.
  • Disminuir la probabilidad de aparición de un trastorno psicopatológico en aquellas personas que han sido pacientes directos, indirectos, implicados, familiares, amigos o allegados en sucesos traumáticos e inesperados.

Para dar respuesta a esa asistencia psicológica cuenta con un equipo de psicólogos de guardia las 24 horas, que en la actualidad ha incrementando de forma considerable  el número de asistencias diarias y se ha convertido en un referente para otros servicios de emergencias. El Psicólogo de Guardia forma parte del operativo de Samur-Protección Civil y tiene asignadas entre sus funciones prestar asistencia psicológica de urgencia en todas las situaciones potencialmente traumáticas por el alto impacto emocional que pueda causar el suceso a familiares del paciente, testigos o implicados en el mismo o en aquellas donde el psicólogo sea el recurso más idóneo, según se especifica en el Manual de Procedimientos. Este recurso está formado por 6 psicólogos funcionarios que mantienen la operatividad en turnos de 24 horas, contando con el apoyo de psicólogos pertenecientes al equipo de psicólogos voluntarios.

Atención en Catástrofes: entre las actividades desarrolladas en su historia como equipo la más reseñable es la labor realizada tras los atentados del 11 de Marzo de 2004. Samur-Protección Civil fue el responsable de la coordinación de la intervención psicológica realizada en el Recinto Ferial de Madrid (IFEMA). Junto a otras instituciones se atendieron más de 200 familias afectadas. Posteriormente, se trabajó de forma individual y grupal con 75 intervinientes sanitarios de Samur-Protección Civil y con 141 bomberos. Otra intervención destacable es la realizada tras el atentado en la terminal T4 de Barajas. Se acompañó a los familiares de las víctimas en el aeropuerto, hotel, instituto anatómico forense, y durante el entierro de los restos en Ecuador (dos equipos se desplazaron hasta allí para acompañar a las dos familias). En el terremoto de Perú, en agosto de 2007, un equipo de psicólogos formó parte del contingente desplazado al lugar. Su labor consistió en intervenir con las víctimas así como en prestar apoyo al resto de profesionales sanitarios.

Muy importante fue el Dispositivo de Intervención Psicológica que se activó el 20 de agosto de 2008 con motivo del accidente aéreo que ocasionó 154 víctimas mortales. La intervención psicológica con familiares y allegados se produjo desde el primer momento en el aeropuerto de Barajas, realizándose 274 intervenciones psicológicas y 99 procesos de notificación y acompañamiento a familiares durante ese día y los siguientes en IFEMA, hotel Auditorium y Cementerio de la Almudena. Otro frente importante se dedicó al seguimiento de los sanitarios intervinientes de Samur-PC. Una vez más, las acciones llevadas a cabo consistieron en amortiguar el impacto psicológico tras lo sucedido y prevenir la retraumatización, cubrir las necesidades básicas, ofrecer información en todo momento sobre las actuaciones que se estaban realizando, reducir niveles elevados de ansiedad, preparar al paciente en los casos de comunicación de malas noticias e inicio de duelo, dar apoyo psicológico a familiares en reconocimiento de objetos o cadáveres y todas aquellas acciones encaminadas a proporcionar estabilidad y paliar el proceso de dolor.

Unidad de Intervención Psicológica: en la práctica de la asistencia psicológica en vía pública se ha visto la necesidad de contar con un vehículo adaptado a las circunstancias en las que se viene desarrollando la labor profesional del psicólogo, la denominada Unidad de Intervención Psicológica (UPSI). El Romeo de Guardia cuenta para sus intervenciones con este vehículo desde el año 2008. Este vehículo cumple las funciones de aislar al paciente de la situación impactante generadora de estrés y de la presión social. Otra función es preservar su intimidad, creando al mismo tiempo un ambiente adecuado para que pueda desahogarse emocionalmente, comunicarse con otros familiares, etc.

Formación en el área específica de la psicología: las características de la psicología de emergencias hacen necesaria una formación específica que se imparte tanto a psicólogos del Cuerpo de Voluntarios como a psicólogos del Colegio Oficial de Psicólogos, en sesión organizada en las dependencias de Samur-Protección Civil. Los contenidos de esta formación están relacionados con los procedimientos de actuación psicológica de emergencia y la intervención en crisis. Con ese mismo contenido se realiza la formación para los psicólogos funcionarios. También se imparten cursos de formador de formadores y en la actualidad se están realizando cursos sobre primeros auxilios psicológicos destinadas a personal voluntario. Existen varios convenios de formación con Instituciones Públicas (Universidades, Colegios de Profesionales, etc), cuyos alumnos hacen prácticas tutorizadas con el psicólogo de guardia en intervenciones reales.

Apoyo psicológico al interviniente: la tarea de emergencias lleva implícita la exposición a situaciones de alto impacto emocional que pueden alterar el bienestar del profesional. En este sentido, se han desarrollado varios cursos de formación sobre afrontamiento a estrés laboral y estrés postraumático. Estas actividades dotan a los intervinientes de estrategias y habilidades que les capacitan para su labor diario. También se ofrece orientación psicológica individual y se presta asistencia especial a los intervinientes que han participado en catástrofes masivas tanto en la capital como en las misiones de ayuda humanitaria en el extranjero.

VOLVER
Fuente e imágenes: Ayto. de Madrid.
Anuncios